VIDEOBOOK:

BOOK DE FOTOS:

 Fotógrafo: Juan Carlos Ordoñez Fernández www.jcof.net

REPRESENTANTE:

C.V.

Descarga
LOLA BOTELLO cv general 2018.pdf
Documento Adobe Acrobat 102.4 KB
Descarga
LOLA BOTELLO CV RESUMEN 2018 .pdf
Documento Adobe Acrobat 81.8 KB

ENTREVISTA:

www.caocultura.com

Lola Botello: tenaz sensibilidad sobre las tablas

 

 

 

Amar lo que se hace. Conversar con personas que representan la coherencia absoluta en sus vidas, y confirmar, por si alguna vez se dudó, que el entusiasmo verdadero es contagioso. La pasión por el trabajo, el movimiento. Y una mujer, gran profesional, que ha dedicado su vida al trabajo en el escenario, actuando, cantando, en su labor docente o como traductora. Apasionada, inquieta y con ganas de vivir, logra robar momentos a este trabajo para “compartir tiempos con aquellas personas queridas que forman parte de mi vida y no coinciden en esa ecuación artística”.

Es Lola Botello viene a compartir lo que sabe, y estará pronto en Cádiz, del nueve al trece de julio, impartiendo un interesante Taller de Interpretación en la Asociación Cultural Depurarte. Estaremos con ella.

Para abrir fuego, ¿cómo te posicionas ante el panorama cultural actual? ¿Qué opinas de lo que tenemos?

 

Así en general, te diré que me entristece y avergüenza. La cultura no forma parte de las necesidades de primer orden de nuestra sociedad y con esto nos estamos perdiendo saber quiénes fuimos, quienes somos y quiénes seremos, no estamos cultivando un pensamiento crítico, ni estético, no se respetan las disciplinas artísticas en la educación, y eso nos lleva a un empobrecimiento. Al margen de esto, sí que veo que, a pesar de que no haya mucho apoyo a los creadores y a la cultura, se hacen cosas hermosas y muy interesantes. Me gusta pensar que alguna vez, las personas que tienen el poder, tendrán esta mirada sobre las cosas y crearán estructuras para que las actividades culturales y sus creadores sean bien de primer orden. Mientras tanto, sigamos creando, aunque sea en los márgenes. Y sigamos confiando en lo que está por venir.

Entonces, en estos tiempos tan volubles, sin directrices claras, ¿cómo nos guían, qué nos ofrecen la cultura, el arte y, más concretamente, el teatro?

 

El teatro nos ayuda a conocernos, a compartir, a gestionar las emociones y sobre todo a comulgar con el presente más bestia que conozco, es el único arte (junto con la música) que se produce en ese momento y según sucede, desaparece. Supongo que nos salva de nosotros mismos porque, paradójicamente nos enfrenta a nosotros mismos y eso nos ayuda a ser otros nosotros, o al menos despliega esa posibilidad.

 

¿Qué es para ti el éxito? ¿Qué opinas del ansia de éxito rápido y la generación influencer?

 

No sé lo que es. Supongo que para mí es levantarte cada mañana sintiendo que tienes una misión que cumplir y agradecer ponerte manos a la obra para hacerla, porque esa misión se ha convertido en tu profesión, además de en tu forma de vida. Lo demás, el éxito rápido, etcétera, es pan para hoy y hambre para mañana, ruido, cantos de sirenas.

Trabajo, trabajo y más trabajo. El éxito, eso también, que no falte. Y queremos saber más. Pronto estarás en Cádiz. Cuéntanos.

Este mes se cierra un ciclo de trabajo, termino mis clases de teatro de este curso con el Aula de Teatro de la Universidad de Huelva y de jazz vocal en la asociación Assejazz de Sevilla. Así que después de este taller que impartiré en Cádiz la segunda semana de julio, voy a parar un poco a descansar. Este año he estado de gira con mi banda de jazz Cordelia haciendo un espectáculo de teatro y música en directo, Un Paraguas Japonés, dedicado a la vida de Lotte Lenya y la música de su marido, Kurt Weill y con La Jaula Teatro, una compañía de Huelva, con la que hago una comedia muy divertida, Fuera de Órbita del dramaturgo americano William Missouri Downs. He terminado de grabar junto al músico Chiqui García un hermoso proyecto sobre Platero y Yo de Juan Ramón Jiménez con voz y guitarra, que queremos que vea la luz pronto y he estado traduciendo material ligado a las artes escénicas, sobre todo, en el Teatro Central de Sevilla, donde trabajo como intérprete y traductora de las compañías extranjeras que nos visitan. Para el futuro, después del verano volveré a mis clases, a mis giras (hay fechas para el otoño con Cordelia y La Jaula Teatro), a mis traducciones (tengo entre manos un manual de técnicas de actuación que pretendo publicar en español y algunas obras de autores británicos inéditas en nuestro idioma) y me gustaría meterme en estudio con Cordelia para grabar el segundo disco fruto del trabajo con Un Paraguas Japonés. Además, hay en Sevilla un proyecto emocionante de teatro con compañeros que quiero y respeto, que espero que se cristalice y… esta cabeza no para, así que alguna cosa más seguro que surgirá.

Tus lugares en el mundo…

Son previsibles: siempre el escenario, ya sea cantando, actuando, dando clases, compartiendo laboratorio con compañeros, viendo espectáculos y conciertos como espectadora, charlando sobre teatro o música… Otros están en mi soledad, la disfruto y necesito mucho, hacer cosas en casa, sola, estudiar, leer, escribir, cocinar, perder el tiempo… Y otros en esa otra vida que es sencilla y amable y de la que forman parte la familia y los amigos. Intento que mis locus amoenus estén siempre cerca del mar, pero no siempre lo consigo.

Sí es fácil encontrarme: la gente con la que trabajo o que estudian o han estudiado conmigo saben que a golpe de teléfono o mail respondo siempre. Aunque a veces, también me gusta desaparecer un rato y perderme para encontrarme y que se me pueda encontrar fácilmente cuando vuelvo.

Los artistas se construyen a partir de sus referentes.

Sí. Y los míos son infinitos y variados. De Ella Fitzgerald a Lola Flores, de Haneke a la telebasura, de Peeping Tom a la recogida de La Macarena. Me gusta mucho mezclar y todo me sirve. Me ha atraído siempre mucho lo popular, mis referentes creo que son muy cercanos en el fondo y cuando conozco algo aparentemente ajeno culturalmente (ya sea una compañía de teatro, un libro, una película, una canción…) yo siento una necesidad de llevarlo a mi casa, hacerlo mío. Me interesa lo local, mis vecinos, mi madre, lo que pasa en mi ciudad, las fiestas populares, porque creo que uno solo puede hablar de uno mismo, aunque para ello se nutra de referentes universales.

Y en tu faceta como docente, ¿qué te enseña a ti enseñar?

Sin aprender no se puede enseñar. Es más, yo creo que enseño para aprender. Enseñar te hace cuestionar continuamente el ejercicio de tu profesión, comprobar, seguir buscando y darte cuenta de que cada vez te queda más por saber. La energía que te da esto es algo muy preciado y necesario para mí. A los alumnos y a los que empiezan, intentos transmitirles siempre que el objetivo debe ser siempre el amor por lo que se hace y la necesidad de hacerlo cada día como algo hermosamente irremediable.

En fin: teatro, música, poesía y Lola Botello. ¿Qué le pides al Arte y a la vida?

Amor en todas sus acepciones, pasión, compasión, amor del bueno. Sin esto nada es posible ni legítimo.